BadRío, cumple su primer aniversario

Enviado por Eduardo Herrera el Lun, 22/03/2021 - 10:30
Proyecto BadRio

BadRío propone el intercambio cultural entre los estudiantes del taller de dibujo La Rana, del proyecto artístico pedagógico Farmacia de Pinar del Río y alumnos del Gesamtschule de Bad Driburg, Alemania.

De las primeras letras de ambas ciudades deriva el nombre de esta iniciativa, organizada por la profesora alemana Lina Riebler y el artista de las artes visuales y profesor de “La Rana” Abel Morejón Galá, con el coauspicio del proyecto Farmacia, el Consejo Provincial de las Artes Visuales y la Dirección Provincial de Cultura.

“En el año 2018, fui invitado a participar en dos proyectos de pintura mural en la escuela Gesamtschule de la ciudad de Bad Driburg. Uno de estos proyectos lo desarrollé conjuntamente con sus estudiantes de décimo grado; se tituló Visiones de futuro, lo que queremos para nuestro futuro y se tomaron como referencia principal las 17 metas del desarrollo sostenible que la Organización de las Naciones Unidas lanzara en el 2015, como objetivos a cumplir para 2030”. Ese fue el germen para el surgimiento de BadRío, según comentó Morejón Galá, quien ha desarrollado en los últimos años una intensa labor muralística en la ciudad de Pinar del Río y en varias de Alemania.

Justo al cumplirse el primer aniversario de la concreción del proyecto, Abel reflexiona sobre los provechos de aquel encuentro entre siete estudiantes alemanes y 14 cubanos: “Se pudo lograr mucho de lo que habíamos panificado durante siete largos meses de organización. Desarrollamos la pintura mural en la parte inferior de la pared lateral del edificio 10 del Minint, sito en la esquina de calle B y calle Los Pinos, en el reparto Hermanos Cruz de nuestra ciudad. Igualmente se resolvió definitivamente en ese lugar un grave y viejo problema sanitario”.

Explicó que los temas centrales de la obra fueron Agua potable y saneamiento y Flora y fauna acuáticas, así como lo relacionado con el cuidado del medio ambiente. Igualmente, abordaron símbolos de las dos ciudades a partir de la visión creativa de los jóvenes participantes, pero con iguales objetivos y deseos de preservar la naturaleza. En general, el mural evidencia cómo podrá ser el futuro de nuestro planeta para una mejor subsistencia de la especie humana.

Los alemanes Marie Arens y Mathis Krügel escribieron en su cuaderno de viajes, luego de su acercamiento a varias instituciones culturales de la ciudad pinareña y a la belleza patrimonial de Viñales: “Conocimos a muchas personas nuevas y excelentes, la mayoría de las cuales fueron serviciales y nos dieron una cálida bienvenida.

“Una de nuestras mejores experiencias de este extraordinario proyecto fue la apertura e inauguración de nuestra pintura mural, en la que se nos permitió trabajar durante tres semanas, junto con los niños cubanos, y donde aprendimos mucho unos de otros. Cuando llegó el momento en que vimos y nos dimos cuenta de lo entusiasmados que estaban todos con nuestro proyecto, ¡fue indescriptible y nos hizo felices!… [el proyecto] influye enormemente en la visión de la vida. Algo así es inolvidable y amplías tus propios horizontes.

“Lo que nos ha dejado con un impacto duradero es el hecho de que podemos estar orgullosos de pequeños éxitos, como la comprensión: a pesar de la barrera del idioma, hemos sido capaces de comunicarnos muy bien a través de pequeñas soluciones”.

Por su parte, Lizt Frade Jiménez, tallerista de La Rana, desde sus 14 años comentó a Guerrillero que BadRío fue una oportunidad bella, entretenida, de la cual aprendió sobre las costumbres alemanas e hizo nuevas amistades, con las que aún mantiene contacto. El taller de dibujo ha estimulado su creatividad y el aprendizaje sobre la historia del arte. Participar por primera vez en un mural, que da color al entorno público, ha sido una experiencia de la cual se siente satisfecha cuando, camino a la escuela, puede apreciarlo.

Sobre las proyecciones de esta iniciativa, Abel Morejón, expresó: “La idea es continuar la relación de amistad y cooperación entre Farmacia y el Gesamtschule de la ciudad de Bad Driburg donde se puedan desarrollar futuros intercambios culturales, ya sean exposiciones, nuevos murales y otras actividades.

“Frente a la pintura mural realizada fruto de BadRío en Pinar del Río en 2020, está planificada la construcción de un parque, el cual forma parte del proyecto inicial, pero a causa de la pandemia no ha sido posible. En este parque se desarrollarían diferentes actividades culturales, que podrían ser talleres del propio proyecto Farmacia. Servirá además como un área de descanso y relajación en el Reparto Hermanos Cruz”, concluyó.

Ciertamente, BadRío provoca un enriquecimiento didáctico entre culturas; instruye artistas preocupados por la naturaleza y el patrimonio intangible. Así como mejora la vida de las personas de la comunidad donde actúa, enfatizando el valor social de la creación. En su primer aniversario, promete afianzarse y crecer, en beneficio siempre del arte público y las sociedades.
Por Yanetsy Ariste (Tomado de www.guerrillero.cu)

Etiquetas